Buscar
  • Noppo Tours

VISITANDO AL EMPERADOR

Comentarios de #AventuraEnJapón #12 Visitando al Emperador.


Después de la aventura de aňo nuevo y haber descansando 1 día, según lo que habíamos averiguado, el 2 de Enero es uno de los dos días en el que el emperador se deja ver en público y saluda a los japoneses, o mejor, los japoneses van a saludar al Emperador (El otro es el día de su cumpleaños). Pues no somos japoneses, como colombianos es un tanto confusa esa figura de Emperador (Porque no es presidente, no es rey pero todos lo veneran) pero teníamos que estar ahí!.  Afortunadamente Google lo sabe todo y entre esas cosas, los horarios en los que el emperador "se dejaría ver". Cabe aclarar que el resto de los días del aňo el castillo imperial está cerrado al público (O eso averiguamos).  Como estando en Tokio no se nos daba mucho eso de madrugar, apuntamos a llegar a la última hora posible: Las 2:20 (No podían ser las 3 o las 2, tenían que ser las 2:20, como buenos japoneses :D) Cuando llegamos había todo un operativo logístico y nos regalaron banderitas de Japón de papel, a pesar de que había muchísima gente de muuuchas nacionalidades el ingreso fue muy rápido; en nuestro caso decidimos dejar las maletas y paquetes en los lockers que hay en las estaciones de tren y metro, así que ingresamos por la fila que no tenía mayor revisión. Luego de pasar toda la fila, que mas parecía un río de gente pero muuuy organizado, llegamos a la plaza central del Castillo, en donde hay un edificio de arquitectura muy occidental, con un ventanal grande (asumo que blindado) donde el emperador junto con toda su familia salen a saludar. La espera no fue mucha. A pesar del invierno ese día estuvo muy soleado y cuando se acercaban las 2:20 todo fue silencio. De un momento a otro se escuchó una voz que anunció al Emperador y luego el emperador mismo saludó a todos los japoneses con un "Feliz aňo nuevo" (shinnen omedetou) y otras palabras más. La intervención duró menos de 2 minutos, luego de eso todos levantaron sus banderas y a lo lejos se escuchó "Banzaaaaaiii", como saludo de "Larga vida al Emperador". Como si se tratara de un Flashmob, todo el mundo salió en el mismo orden que entró y aprovechamos para tomar algunas fotos al rededor del castillo.




Ese día nos dimos cuenta del complejo (y a la vez muy ordenado) sistema de subterráneo que tiene Tokio, ya que buscando el locker vimos que la estación a la que íbamos tenía varias entradas, pero al entrar por una parte diferente resultamos dando muuuchas vueltas hasta que al final tuvimos que salir de nuevo y buscar la entrada indicada desde la superficie XD. De ahí el viaje tenía que continuar y como no la pudimos ver en aňo nuevo, la elegida fue la torre de Tokio. Lo bueno de todo es que subimos cuando ya estaba cayendo la tarde y desde el mirador de 130 metros lo que vimos fue espectacular: El cielo con tonos rojizos y a lo lejos el monte Fuji. Está claro para nosotros que la mejor vista del monte fue la que tuvimos en el shinkansen (tren bala) camino a Osaka, pero combinado con los colores del atardecer, solo nuestros ojos pueden percibir la belleza del paisaje (O una cámara súper profesional, quizá XD). Nos quedamos allí hasta el anochecer (pasadas las 5 de la tarde), tomamos algunas fotos y nos fuimos hacia Harajuku a buscar un café que habíamos visto en Internet, con el pequeño detalle que no sabíamos y es que el 2 de enero es festivo en Japón, así que el café estaba cerrado. Pero esto nos dio la oportunidad de conocer un restaurante de sushi muy particular. Según supimos hay muchos en el mundo. La idea es que uno se sienta en una barra, por medio de una tablet hace su pedido y en un corto tiempo, directamente desde la cocina, el pedido viaja por una banda y llega directamente a su lugar. Podrán imaginar nuestra cara de asombro, ya que, si uno va a Japón eso es algo que no se puede perder: La capacidad de asombro. Tal vez alguien diga "Ah sí, normal, no sé por qué tanto alboroto", pero nosotros somos de los que nos asombramos con cualquier cosa nueva y créanme que eso lo hace aún más divertido. El dato: Los sellos. Creo que ya les había comentado sobre los sellos en el acuario de Osaka, pero con el tiempo descubrimos que no sólo en los lugares turísticos hay, sino también en las estaciones de tren, así que si van a Japón traten de recolectar la mayor cantidad, no sirve para nada pero es divertido XD y además será un gran recuerdo para sus libros de aventuras. Como parte de este capítulo nosotros encontramos el de la torre de Tokio y les quedó bien bonito jejeje. Sé que estos capítulos de la #AventuraEnJapón son un poco extraňos en diferido pero lo importante es que no se queden sin los detalles que tal vez les sean útiles es sus propias aventuras en Japón. Nosotros por aquí estamos en proceso de recuperación del Jet Lag así que vendrán más reportes. Stay tuned!

Videos de Facebook

https://www.facebook.com/Noppo/videos/10154321544601376/

https://www.facebook.com/Noppo/videos/10154321552081376/








Tokyo Tower




















6 vistas

© 2023 by Bump & Beyond. Proudly created with Wix.com